candorblog-03

Cinco pistas para trabajar adecuadamente con influencers

El trabajo con influencers no se debe tomar a la ligera, al igual que todo lo que hagamos en nuestras redes debe ir guiado por nuestros objetivos y nuestro público. Sí, trabajar con una persona que pareciera tener muchos followers puede ser tentador, pero a la hora de posicionar un producto, se ha demostrado que trabajar con influencers de nicho (micro influencers), trae mayores beneficios. 

No solo hay que fijarse en la cantidad de seguidores, es más importante conocer la plataforma que tienen y analizar si nuestro producto coincide. Si no hacemos esto bien, podemos generar campañas con mucho alcance pero con 0 conversión. Cuando decimos mucho alcance, hay que considerar que el dato de alcance refiere a cuantas personas vieron la publicación, no dice nada más que eso. Se puede llegar muy lejos sin destino alguno, lo mejor sería invertir nuestros recursos en cuentas que sabemos que le hablan directamente a nuestro nicho.

Escoger la plataforma correcta

En este punto es importante que como equipo se discuta en dónde está nuestra mayor cantidad de seguidores. De nuevo, no en el sentido de cantidad, si no en dónde está nuestra comunidad. Si no sabemos identificarla, podemos usar como un proxy a alguna comunidad a la que queremos acercarnos. Teniendo esa comunidad identificada, el siguiente paso es ubicar a personas influyentes dentro de esta comunidad. Nótese que utilizamos la palabra influyente y no famosa. 

Objetivos de la campaña

Como todo lo que hacemos en nuestras redes, tenemos que construir objetivos claros para poder asignarle indicadores de revisión y auditar el trabajo que se hizo. Debemos preguntarnos en primera instancia para qué queremos hacer la colaboración. No, la respuesta no puede ser “ser viral”. En esta discusión puede abrirse un buen debate sobre si tendría más valor invertir en ads o si en un influencer es la decisión correcta. 

Pensar en el largo plazo

¿Quién se cree un post suelto en el feed de un influencer? Nadie, no se ve real. Sería importante construir alianzas de mediano plazo, que permitan construir un relato asociado a nuestro producto y así maximizar la conexión entre influencer-producto-comunidad.

Confiar en la persona que contratamos

Si decidimos colaborar con una persona, tenemos que confiar en esa persona y en su criterio. Construyeron su plataforma con el contenido que publican, así es como su comunidad consume el contenido. Es decir, nuestro papel es comunicarles lo que necesitamos, la persona debería tener libertad creativa y construir el mensaje como lo crea más adecuado. Un influencer no debería ser un actor al que le damos un guión. El trabajo con personas no es como pagar un ad. No es solo publicar hay que saber relatar el mensaje y confiar en que el influencer que elegimos sabrá hacer esto con su audiencia. 

Tenemos que hacer nuestra investigación

Para escoger con quién se va a colaborar tenemos que investigar y justificar la decisión. Cada decisión debe estar asociada a un objetivo y debe tener un sentido claro. Si la campaña falla, debemos ser capaces de determinar en cuál de los pasos se falló.