candorblog-03

¿Por qué necesito un buyer persona si sé cuál es mi target?

Cuando nos referimos a un target hablamos de un concepto abstracto en el que se reúnen las características más generales de un grupo de personas. Es importante tener claro que cuando hablamos de target no estamos hablando de una identidad clara. Si no que lo que buscamos es ubicar a nuestro público dentro del esquema amplio de personas. Es generar una segmentación dentro del total de la población a la que le vamos a hablar y que vamos a tratar de ofrecerle nuestros servicios. 

Por el contrario, el buyer persona es una estrategia que busca ser lo más específica posible. Con este acercamiento lo que queremos es construir una imagen lo más cercana a la realidad de quien es la persona a la que dirigimos nuestro producto. Por ejemplo, en dónde vive, cómo habla, qué hace en su tiempo de ocio, qué películas ve, qué música escucha. Estos datos parecen simples de responder pero implican una investigación profunda. Esto se puede redondear con otros datos más concretos y sugerentes sobre la población, en el caso de Costa Rica, se pueden explorar bases de datos como la de INEC. 

La definición de un target y un buyer persona son esenciales en la construcción de la comunicación de un producto o servicio. NO son conceptos excluyentes, son complementarios y necesarios. Un buen target nos ayuda a saber dónde están nuestros potenciales clientes y una construcción del buyer persona nos dice cómo entenderlos y construir mensajes claves.